/ Cultura / Paloma Romero. La española que se apartó del punk y se abrazó a Dios

Paloma Romero. La española que se apartó del punk y se abrazó a Dios

_omissis_ on 13/09/2015 - 10:27 in Cultura, MondoD, Musica

Entre The Clash, Sex Pistols y la movida londinense se coló Paloma Romero. Una malagueña con ganas de libertad apodada Palmolive y que lideró The Slits. Tras años de punk y locura decidió dejarlo. Acabó en Massachussets enseñando español y descubriendo a Dios.

por María Clara Montoya*

España, 1972. Franco continúa aferrado al poder y Paloma Romero, que tiene diecisiete años y vive en Málaga, decide que lo mejor es irse a Londres porque allí encontrará su libertad. Sabe lo básico en inglés y llega a la capital del Reino Unido en una época en la que el movimiento okupa está en todo su apogeo. Allí unos años más tarde emergería el punk y la consigna No future! (no hay futuro).

2f100df7358f032f751f6968dc3a6875
Treinta y seis años después
de abandonar este movimiento cultural, Paloma mantuvo una charla telefónica con Gonzoo durante más de hora y media desde su casa en EEUU. Además de demostrar que es una enciclopedia viva del punk, habla de su vida como profesora de español en la actualidad y de cómo se acercó a la fe y a Dios. No sin antes haber formado uno de los primeros grupos de rock feminista (The Slits), salir de juerga con Sid Vicious—bajista de los Sex Pistols— y romperle el corazón a Joe Strummer —líder de The Clash—.

Paloma Romero, Palmolive

Si le preguntas a alguien con nociones del punk quién es Paloma Romero posiblemente no te sepa contestar, pero seguro que la cosa cambia si preguntas por Palmolive. Romero adoptó este nombre artístico después de que el bajista de The Clash la bautizara como tal, por su dificultad para decir 'Paloma'.

6a00e54eccb58c883300e54fc286988833-800wiComo explica la malagueña residente en Boston, a mediados de los 70 «se creó una contracultura» en las casas okupas londinenses. Pero, además,defiende sus orígenes y asegura que venía de una familia «de mucha identidad, rica culturalmente, distinta a las familias de la época por el hecho de ser nueve hermanos» y define a su madre como «muy abierta» para el momento que se vivía.

Insiste que en el surgimiento del punk había un principio esencial, el de «ser uno mismo» y por eso, cansada de ser solo una fan que asistía a los conciertos de The 101ers porque Joe Strummer —su pareja del momento— estaba por allí, decidió que quería montar un grupo.

Paloma llamó a su padre y le dijo que quería comprarse una batería. «¿Una batería de cocina?» soltó el padre. No, no era la cocina lo que le interesaba ocupar, sino la escena musical. Sid Vicious, bajista de los Sex Pistols e icono punk por antonomasia, la invitó a unirse a The Flowers of Romance, pero no duró demasiado. 

Cuenta que éste la echó del grupo porque «echaba a unos y otros» pero eso no importaba en aquel momento, ya que «todo el mundo podía hacer música, lo único que tenías que tener eran ganas». Rápidamente, Palmolive fundó The Slits: «Me encontré con Ari Up en un concierto de Patti Smith y le dije: oye, ¿quieres ser la cantante de mi grupo?».

Oh, gimme another fix

If not I'll go sick

(Oh, dame otra solución

Si no voy a enfermar)

The Slits – New Town

_49597399_rexfeatures_151596bc

The Slits estaba formado solo por mujeres que tenían actitud y contactos. También la prensa hablaba de ellas «mal, pero hablaba», dice entre risas Palmolive. Ahí fue donde Malcolm McLaren, manager de los Sex Pistols y pope de la escena en general, se acercó al grupo. Paloma vio en él la oportunidad de crear una versión femenina de Vicious y compañía.

«Cuando nos presentaron era un zalamero conmigo, yo me di cuenta y no me gustaba nada. Su forma de impresionarnos fue decirnos que odia a las mujeres y odia la música y mis compañeras del grupo en vez de escandalizarse fue como si vieran caer maná del cielo. Lo que yo pensé fue: ¿este tío de qué va?», explica Palmolive.  Poco después la echaron de The Slits, no sin antes haber compuesto canciones tan representativas como 'FM', 'Number One Enemy' o 'New Town'.

Tras esto la malagueña tuvo un breve paso por The Raincoats, un grupo que influyó a Kurt Cobain (Nirvana) en los noventa. En una cena con altos cargos del sello Rough Trade, la artista se dio cuenta de que «no tenía ni idea de lo que era la vida, pero quienes estaban a mi alrededor, tampoco». Se sintió inquieta, como cuando dejó en 1972 la España de la dictadura, desilusionada, y se marchó, esta vez nadie la invitó a irse.

Paloma McLardy, creyente y maestra de español

Ya en los 80, Paloma trasladó su inquietud musical a una búsqueda más espiritual, que la llevó con David McLardy, su actual marido y con pasado hippie, a la India. De esta experiencia dice que le llamó la atención la pobreza, y colaboró con el trabajo que hacía allí en esa época Vicente Ferrer, pero sintió que le faltaba algo más, y decidió comenzar a crea una familia, que hoy está compuesta por tres hijos. «Siempre les hablé de lo que fueron estas cosas y creo que les hace gracia, pero no tuvieron deseos de seguir mis pasos porque les conté lo bueno y lo malo, entonces tenían una percepción más realista y no la de un fan», aclara.

Durante un tiempo, Palmolive estuvo interesada en la pedagogía Waldorfhasta que un día alguien le habló de Dios. «Tuve una experiencia de sentir a Dios cerquísima, muy muy potente y todavía la recuerdo», dice. Entró de lleno en la fe, porque cuando se mete en algo es «al cien por cien» perodespués de haber estado casi un cuarto de siglo en una iglesia evangélica, la ha dejado y hoy se define como cristiana «con matices»: «Muchas veces la iglesia juzga, así que por ciertas cosas, empecé a pensar fuera de esa caja y me siento muy libre. Pienso que a veces se hace de la biblia un ídolo», asegura.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A día de hoy Paloma McLardy lleva más de media vida fuera de su Málaga natal y es maestra de español en Massachussets. Dice que todas sus experiencias las vuelca en su clase y se siente satisfecha de haber sido honesta con su yo interior: «salir de cada movida fue muy duro, pero me alegro». El llamamiento del punk era "ser uno mismo". Paloma se acercó a esta cultura, la dejó de lado para conectar con Dios, y hoy camina por su cuenta. Eso es ser uno mismo ¿no?

*Gonzoo

Comments are disabled
Rate this article
4 (80%) 1 vote

Comments are closed.

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: